A pesar de que Halloween es una fiesta de origen pagano y que tiene sus raíces en el antiguo festival Celta, conocido como Samhain (pronunciado “sow-in”), que significa “fin del verano”, en Píñar es una fiesta a la que se le dedica un especial interés y dedicación.

Desde hace varios años, cada 30 de octubre por la noche, nuestra localidad se convierte en una noche digna de recordar. Brujas, vampiros, demonios, zombies… pueblan nuestro pueblo convirtiéndolo en una auténtica ciudad del terror.

Los jóvenes de la localidad organizan un recorrido terrorífico que es apto para todos los públicos, pero en
el que incluso los más valientes conseguirán sobresaltarse en más de una ocasión.